Historias de Motivación – Capítulo 1

Por respeto a los deseos del entrevistado mantendré esta entrevista en el anonimato. Igualmente, con su permiso, me gustaría citar sus ocupaciones:

  • Miembro activo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
  • Instructor de artes marciales.

-¿Dónde te ves dentro de 5 años?

-Pues no veo cambios sustanciales realmente, no tengo un proyecto ni un objetivo distinto a lo que estoy haciendo ahora. Tan solo seguiré haciendo lo que hago y aprovechando bien el tiempo. Disfrutar de lo que hago y seguir enriqueciéndome, aprendiendo a disfrutar de ello si es posible todavía un poco más. No tengo grandes proyectos. Ser feliz, disfrutar un poquito de la vida, que para mí es lo más importante.

 

-¿Cuál es el valor más importante para ti?

-Yo creo que la lealtad…

-Como el mío -interrumpo por lo bajo.

-Es fundamental –continua-. Alguien en quien puedas confiar sabiendo que le tienes ahí de por vida pase lo que pase creo que es lo que más vale. Las traiciones o los… gestos, incluso pequeños gestos que te puedan desconcertar o dar al traste con la confianza que puedas tener en una persona, eso lo detesto. Me gusta la lealtad pero bien entendida, o sea cuando uno también se la gana y la da esa lealtad. Pero sí, podríamos decir que puede ser el valor más importante para mí.

 

-¿Las dos cosas más importantes de tu vida?

-Mi pareja, desde hace ya muchos años, así como mi familia y mi grupo, mi grupo de entrenamiento, con los que puedo compartir el Wing Chun y la Eskrima. Esto es lo más importante para mí. Son los pilares sobre los que me sustento digamos a nivel emocional y afectivo. A mi pequeño grupo lo considero también parte de mi familia.

 

-¿Cómo crees que te ven los demás?

-Pues es que depende, depende con quien hables. Hay mucha gente que me ve por el tema de las artes marciales y me ven demasiado… quizás bastante más de lo que soy en realidad. En la parte vuestra del entrenamiento creo que me veis con buenos ojos, aunque quizás con los pies más en la tierra, y… no sé cómo me pueden ver el resto, habría que preguntar a otra gente para averiguarlo. Muchos también me tienen como un amante de los animales por mi forma de preocuparme por los perros en un rescate o similar.

 

-¿Cuál dirías que es el mejor momento de tu vida?

-Pues ahí sí que te reconozco que me pillas un poco. No sé, pueden ser así pequeños buenos momentos, no recuerdo ahora mismo a bote pronto cuál pueda ser el mejor. Siento decepcionarte en esto, pero no recuerdo ahora mismo…

-No, si es porque hay muchos entre los que elegir eso resultaría muy bueno –sonrío.

-Sí. Yo además es que soy una persona como muy… en ese sentido, muy sensible ¿no? A lo mejor me pueden afectar más los malos momentos, la pérdida de mi padre, la enfermedad que pasó; incluso te diría que los perros que he tenido en mi vida cuando se fueron me dolió muchísimo.

Y momentos buenos pues claro, los tienes a diario, el tener a una persona a tu lado con la que compartes todo, por ejemplo. Es tu compañera de por vida, pues pasas momentos de tranquilidad, de satisfacción. Decirte por tanto un momento… como ni me he casado, ni he tenido hijos ni tal, pues no tengo momentos de decir joe qué día más increíble ¿no? Pero bueno, hay muchos momentos buenos, sí, pero no te sabría decir ahora mismo cuál ha sido el mejor.

 

-¿Qué es para ti el éxito?

-El éxito creo que está un poco relacionado con lo que te he dicho en la primera pregunta que me has hecho. El estar bien, el estar bien contigo mismo, el encontrar cierta paz en el día a día, el convertirte en lo que querías haber sido de pequeño, lo más parecido posible. Para mí eso es el éxito, no es el dinero. Hombre, hay que tener lo básico para poder vivir sin agobios, pero no lo supone el dinero, ni lo supone tener un mejor coche ni nada por el estilo. Encontrarte bien contigo mismo, saber gestionar las cosas,  las cosas buenas y las cosas malas que te vienen en la vida. El estar tú mismo bien por dentro porque así vas a estar bien con los demás. Ese es el camino que pretendo seguir y espero conseguir alcanzar algún día.

 

-¿Cómo superaste momentos difíciles?

-Sí que me ha costado, ya te digo que quizás el momento más duro fue el de la enfermedad y el fallecimiento de mi padre. Lo pasé muy mal. No te puedo decir como lo he superado porque ha sido cuestión de tiempo, porque… me ha costado, y… no tengo un sistema. Siempre te dicen: “lo mejor es aceptarlo, si lo aceptas lo tienes”. Pero aceptar cuesta muchísimo. Entonces… lo he superado con el tiempo. No he tenido una fórmula de decir: mira, lo he gestionado de esta manera o de esta otra. Lo he aceptado, las enfermedades vienen y tal. Ha sido cuestión de tiempo, a través del cual se ha ido mitigando un poquillo el dolor y todo eso.

 

-¿Cómo lograste tener gran seguridad en ti mismo?

-Estoy en el camino de tenerla, porque yo precisamente de pequeño podía tener muchas inseguridades, o no de tan pequeño, te hablo a lo mejor de etapas mucho más recientes.

Pues es intentar seguir intentándolo siempre, decir: bueno, yo sé que en esto fallo y tengo que intentar superarme. Pero estoy en un proceso ¿eh? Aunque tengo la edad que tengo estoy en el proceso. No estoy ni muchísimo menos en ese momento en el que he conseguido todo lo que te estoy diciendo, sino que sigo en el proceso.

La seguridad que a lo mejor otros creen que tengo quizás no sea tanta, lo que pasa es que sí que intento enfrentar esos miedos en determinadas situaciones. Por ejemplo, en el trabajo, sabes que es tu deber y es tu obligación estar allí, si no te dedicarías a otra cosa. Entonces tienes que superarlo porque precisamente estás al servicio de otros y lo tienes que hacer. Pero para nada me considero una persona ni valiente ni nada, simplemente intento superar esos miedos. Si me toca enfrentarme a ellos pues me toca como a cualquier otro, pero no he logrado una seguridad total, simplemente a lo mejor con las horas de entrenamiento sabes que puedes tener más capacidad para resolver una situación o por lo menos tener esa capacidad de enfrentarla. Puede salir bien, puede no salir bien, pero bueno, lo tienes ahí. Pero no, no está conseguida ni muchísimo menos. Por eso sobre la pregunta que me realizabas antes de cómo te ven los demás hay gente que a lo mejor me ve así pero no es tan así. Es todo mucho más con los pies en la tierra. Cuando muchas veces ensalzan tu figura, dices: hombre, no es para tanto ni muchísimo menos. Simplemente tratas de mejorar.

-Es un camino largo a seguir recorriendo.

-Es un camino largo, para mí es un camino de por vida. Seguramente cuando sea viejecillo todavía diré que me falta mucho camino por recorrer. No sé si me dará tiempo a recorrerlo todo, pero… es eso, un camino, un camino pedregoso muchas veces.

-A base de exposición.

-A base de exposición y otras veces ni siquiera llegas a esa exposición, porque… si te dan miedo las alturas tampoco te vas a tirar en paracaídas necesariamente. Sin embargo muchas veces las ocasiones se presentan por sí solas por razón de trabajo y demás y tratas de asumirlas, de encajar los golpes cuando no vienen bien dados, de gestionarlo lo mejor posible y ya está. Pero es un camino, es verdad que es un proceso; como en las artes marciales, que nunca llegas al momento ese de percepción al que te gustaría, pero no dejas de intentarlo.

-Muy buena esa –asiento con la cabeza.

-Se ríe.

 

-¿Cambiarías algo de ti o de tu vida?

-Sí, yo cambiaría muchas cosas. A mí cuando la gente me dice: yo, volvería a repetir mi vida tal cual ha sido. Pues yo, cambiaría cosas, desde luego que sí, y creo que me ayudaría incluso a tener más felicidad. Todo lo que me preguntabas sobre satisfacción, seguridad en mí mismo… al respecto, a lo mejor si hubiese abordado algunos temas de distinta manera en ciertas partes de mi vida pues seguramente ahora sería una persona diferente.

-Pero no tiene por qué a mejor, ¿no?

-No, pero quizás a lo mejor lo hubiera podido gestionar de otra manera, me hubiera evitado el sufrimiento porque hubiera visto la realidad. Hubiera tenido las herramientas para haber visto lo que había, y seguramente sería distinto o hubiera pasado por otros estados de mi vida sintiendo otras emociones diferentes a las que experimenté. Pero sí, yo cambiaría cosas.

Tal como tú administres o gestiones las cosas que te vienen en la vida, eso también creo que cambia o modifica el devenir de la vida posterior. Como tú sepas gestionar el momento, administrar esas emociones, como tú lo encajes, te puede ayudar para bien o puede ser un lastre durante mucho tiempo. El no saber resolver conflictos por ejemplo, ya que si sabes cómo gestionarlos desde el primer momento te evitarás mucho sufrimiento.

 

-¿Cómo te libras del miedo en un combate de artes marciales o en una situación que pueda poner en riesgo tu integridad física?

-Yo creo que librar no te libras. Tienes que, pienso, tienes que intentar sentirte confiado, como que has hecho los deberes, como que estás a punto de experimentar un tipo de emoción, de sensación, que quizás no la vivas en todo momento en tus entrenamientos porque el ambiente es un poco diferente, estás con tu gente, puedes entrenar con mayor o menor intensidad… pero ahí estás en una situación en la que se van a vivir otro tipo de emociones dentro de ti.

Yo creo que tienes que estar lo más tranquilo posible, afrontar y aceptar todas las emociones que te van a embargar en ese momento: miedo, ira, frustración; y estar con ellas, es decir, saber que te están inundando y seguir estando con ellas. Decirte: ahora en este momento forma parte de mí, todo esto que estoy sintiendo forma parte de mi persona y aun así tengo que seguir desarrollando mi técnica con todo esto que se me viene ahora encima, con mis miedos, con mis frustraciones, con mi “¿estaré capacitado?” Con el “¿qué van a decir los demás si pierdo?” El sentido del ridículo. Todo eso que se te puede venir en ese momento a la cabeza forma parte de ti, y con esas mismas emociones tienes que iniciar o acabar esa pelea, con esas mismas emociones. Si a pesar de tenerlas consigues estar en un plano lo más tranquilo posible dentro de lo que se avecina, pues eso es lo que te puede ayudar a que sea para bien o para mal el desenlace. Pero nadie está, o por lo menos yo pienso, ni completamente tranquilo, ni completamente en paz, ni completamente en calma en el momento en el que se va a iniciar una lucha.

Habrá una serie de emociones que cuanto más entrenado estés mejor vas a saber resolverlas dentro de ti, pero ahí van a estar. No vas a encontrarte en ese momento en un estado de lucidez y de calma total, no suele ser así. Si es en una pelea en… una situación en la calle y tal, pues las emociones ahí son muy fuertes. Lo que pasa es que luego no sueles tener mucho tiempo para pensar, así que reaccionas bastante bien porque apenas tienes tiempo. Entonces si estás bien entrenado tienes más capacidad para hacer los movimientos adecuados y sobre todo para no hacer lo que no debes de hacer que te puede llevar a la derrota o a un desenlace bastante desagradable.

 

-Entiendo, genial. Pues, cierro con la siguiente… ¿cuál consideras que es la mayor lección de tu vida?

-La mayor lección de mi vida… -se queda pensativo-. Esa quizás deberíamos dejarla para la próxima semana –bromea.

-Como veas –me río.

-Quizás… -continúa- la humildad. La ausencia de ego, el saber dejar el ego a un lado y saber escuchar. Darte cuenta de que eres una personita, un humano o como tú lo quieras llamar, con muchos defectos, con algunas virtudes también, pero con muchos defectos. Que hemos venido aquí para aprender y eliminar ese ego. El mismo que no te deja a veces que alguien te corrija, o que no te permite escuchar a alguien que simplemente te está dando una información, unos consejos, que te van a servir en la vida y que tú no estás aceptando en ese momento. Pues eso, ser humilde, que estamos aquí para aprender, esa puede ser una gran lección que me ha enseñado la vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), a continuación, se muestra la siguiente información que el usuario debe conocer: Responsable » Jesús Villamuza Merinero. Finalidad » Gestionar los comentarios. Legitimación » Consentimiento del usuario. Destinatarios » Los datos que el usuario facilita, estarán ubicados en los servidores de Sered (proveedor de hosting de https://www.hijodeenoc.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Sered. (https://sered.net/politica-de-privacidad), mi proveedor de email y hosting, y que también cumple con el RGPD. Derechos » El usuario tiene derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos